Saltar al contenido principal

¿En qué casos el ayuno no es conveniente para mí?